Sobre mi

foto perfil2

MI FOTOGRAFÍA

Soy una fotógrafa de luz natural, con un estilo de vida en la que existe una profunda pasión por la fotografía. Soy amante de fotografiar las cosas tal y como las veo, con el encanto de la naturalidad y la increíble atracción por el momento en si mismo, tal y cómo es. Sí me encuentro bien, salgo con la cámara, si me encuentro mal, la cámara me salva…
La fotografía ha sido un medio para encontrarme a mi misma, un viaje hacia el interior, a un lugar desconocido que siempre lleva consigo la​ inmensidad de lo eterno. Vidas, instantes y lugares se hacen inmortales en un diálogo entre el alma y el entorno. ​
Sus grandes protagonistas: Aquellos que están ahí, existencias ​desconocidas y entrelazadas en el devenir de la mirada, en el​ lenguaje del corazón, en la búsqueda de un segundo, en lo mágico de la coincidencia….​
Para mi, la fotografía es vida, expresión y libertad. Increíblemente he tenido el privilegio de descubrirla.

QUIEN SOY

Mi nombre es Lourdes Albaladexo, tengo 37 años y llevo la friolera de otros tantos entre fotos, cámaras, personas, lugares…etc (y espero que sean muchos mas). Fue cursando la carrera de Historia del Arte cuando me interesé mas profundamente por esta disciplina y sin darme cuenta, ya estaba metida de lleno en la fotografía. Enamorada hasta la médula de la fotografía analógica, del carrete, del laboratorio, de encender aquella lucecita roja y quedarme absorta ante aquellas imágenes que aparecían entre químicos y cubetas… llegó el digital, y sin poder remediarlo se quedó esa impronta de la magia del analógico. Continué con la fotografía adaptándome a las nuevas técnicas que ofrece el digital, pero lo reconozco: nunca he podido evitar mirar a través del visor la imagen tal y como es. Tenga entre mis manos un equipo analógico digital, sigo mirando de la misma manera.

MI TRABAJO

Y sin darme cuenta, me vi metida en la vorágine de encargos, reportajes, fotografía nupcial, fotografía de decoración, fotografía en blanco y negro… etc. Aún así, mi filosofía sigue siendo la esencial: captar los mejores momentos, libres de la atadura del interminable “mírame”, “ponte así” o “haz esto”. Las personas son como son, y mi trabajo es encontrarles el alma para que en un disparo, en un solo segundo quede inmortalizado ese momento. Me encantan las personas, observarlas, mirarlas, ver lo que ven, ver lo que sienten… y es ahí donde la naturalidad se convierte en magia.
Mi trabajo: encontrar esa esencia. Quizás estés leyéndome y pienses que todo esto es demasiado “romanticón”, pero créeme, con sentimiento, ya sea por un trabajo o por una simple escapada a desconectar de la rutina… todo fluye.